En crisis: Quilmes tiene los días contados

Menos de un mes para que se defina lo que sucederá con el concurso preventivo. 

El FGC en crisis, la situación con AFA también. Quilmes atraviesa días definitivos en cuanto al proceso concursal.

La realidad es compleja y esta situación específica lo es mucho más. Los directivos intentan convencer a su principal acreedor para que acepte la propuesta de pago por el 70% de la deuda y así homologar el concurso preventivo de acreedores. Mientras tanto, en la casa madre se ponen exigentes como nunca, solicitando algo imposible de generar por la institución y dejándola al borde de la quiebra. Por su parte, los hinchas toman postura y se hacen escuchar: “No maten a Quilmes”.

La situación concursal en la cual se encuentra el club está atravesando días claves. Mañana es la fecha en la cual se le pone punto final a otra etapa más del concurso. Los próximos 15 días serán para terminar de detallar las formalidades que depararán en un positivo -o negativo- proceso con sus acreedores. La quiebra comienza a ser una amenaza que se pone en evidencia con el correr de las horas.

El inicio fue complejo con el máximo acreedor. En aquel entonces, se encontraba en el poder Armando Pérez, encabezando el denominado “comité de regularización”. La crisis de AFA era la del fútbol argentino y, dentro del contexto, de los clubes. Para sanear el momento comenzaron las exigencias y, entre ellas, se decía que no querían que los clubes ingresen en un proceso concursal. Quilmes no escuchó esto y solicitó el método.

Por prevención y para poder organizar la situación económica es que se avaló la metodología de adecuación y regularización de las distintas deudas. Las mismas se redujeron de forma considerable, debido a que los acreedores debían presentar los avales que legitimen su situación, algo que no todos pudieron hacer. Entonces, comenzó la etapa de la negociación y para ello AFA juega un rol clave.

Con cambio de autoridades luego de distintos mamarrachos administrativos, la casa madre designó a Chiqui Tapia como el número 1. Sucedido esto, Quilmes empezó a realizar propuestas de pago, la primera era del 50%, con tres años de gracia. De allí en más sucedieron incrementos y se mantuvo la intención de comenzar a abonar en 36 meses y liquidar el monto en siete cuotas anuales. 

Así, en 10 años estaría al día. Siempre con la previsión en la cual la situación institucional seguiría mejorando en tanto a masa societaria y también en la promoción de juveniles, al menos así argumentaron los directivos en el último lapso.

Llegó el límite y no hay más margen

No sólo es cuestión de tiempo, también lo es en cuestión monetaria. “Sólo nos estiraremos hasta el 70%, que es lo máximo que podemos pagar y lo máximo que podría cobrar AFA, ya que si vamos a quiebra sólo recibirán el 60% y cuando la institución pueda pagarlo”, aseguró Fabián López ayer en FM Sur.

La Ley de Salvataje ocasiona que los activos del club sean manejados por un tercero que dispone la justicia y se termina la metodología de pago en cuotas. Sólo se destinaría dinero en tanto y en cuanto la situación económica lo disponga. De este modo, AFA tendría garantía cero para que esto suceda en un tiempo determinado.

Pese a lo mencionado se mantienen en postura y, así, si AFA no aprueba la propuesta de Quilmes el final será ese. Las próximas dos semanas serán de reuniones y terminar de verificar lo que se está proponiendo. Alrededor del 15 de noviembre se determinará lo que sucederá con el club.  La pelota la tiene el comité ejecutivo de AFA que deberá aprobar o no y decidirá si Quilmes, por consecuencia, accede o no a la Ley de 25.284.

Ante esta afirmación vale una aclaración fundamental: No es AFA quien manda a Quilmes a la quiebra, sino su principal acreedor y son los directivos quienes no pueden generar una propuesta satisfactoria. El argumento de esto es para evitar una crisis a futuro, sólo accediendo a pagar lo que creen que la institución podrá hacer. No se trata de intenciones, sino de racionalidad económica.

La crisis también es política

Todo momento de crisis conlleva una disputa entre autoridades y en Quilmes esto sucede desde hace mucho. La grieta de ideales, con las metodologías de ejecución de políticas completamente diferentes en cada color, que llevan a que las discusiones estén en el centro de la escena desde hace tiempo. La fractura se hizo cada vez más evidente a lo largo de los días y la situación concursal genera también más distancias entre los que gobiernan.

Lejos quedó el momento en el cual el concurso preventivo dio inicio y en el medio pasó de todo. De personalismos, de ideales, de fracturas internas que ocasionaron disgustos en cada determinación fuerte que se tomó. Los colores no están unidos y eso genera una complicación más. Se vienen días donde el fin de todo puede ocasionar una crisis sin precedentes.

El mismo se observará en lo que ocurra de forma legal y en la vida política del club, donde en el medio quedarán los socios, que están a la expectativa para que Quilmes siga vivo.

Anuncios

¡Dejá tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s