Una caricia al alma azul y blanca

Algunas idas y vueltas habían impedido su retorno. Después de una novela interminable, Miguel Eduardo Caneo se convirtió en el primer refuerzo de la temporada para la alegría de los hinchas y fanáticos.

¡Al fin volviste, Miguel! Te estábamos esperando.

Luego de haberse consumado el descenso más escandaloso de la historia de este club (específicamente por la forma en la que se produjo), el panorama parecía totalmente desalentador de cara al futuro en la B Nacional. Sin embargo, todo cervecero de ley sabe que el arribo de uno de los grandes ídolos contemporáneos a estos pagos alivia el dolor profundo que significó perder la categoría y transmite muchas expectativas para lo que se viene. Señoras y señores, la casa está en orden: el 10 vestirá nuevamente la blanquita.

Este amor infinito y mutuo entre el Chino y la gente nació en el 2004, cuando el jugador tuvo su primera etapa en la institución. En ella (2004 – 2006), disputó 64 encuentros y marcó 15 goles, entre los que se destacó el convertido de cabeza en el histórico empate 2 a 2 frente a San Pablo en el estadio Centenario (Copa Libertadores 2005). Fiel a su estilo, con los movimientos distinguidos que caracterizan a los enganches antiguos, el hombre de General Roca dejó una huella indeleble en los amantes quilmeños del buen fútbol.

En el 2009, posteriormente a salir campeón en Colombia con Boyacá Chicó, el excelente volante creativo concretó en condición de préstamo su regreso al Decano, en donde aportaría 5 tantos en 18 duelos y ascendería a la “A” gracias a que el equipo conducido en ese entonces por Jorge Ghiso finalizó en el segundo puesto de la tabla de posiciones. Tal como se esperaba de él y más allá de las críticas de unos pocos, agigantó su figura con sus actuaciones descomunales.

En 2010, tras otro fugaz paso por el país cafetero, llegó al conjunto del sur del gran Buenos Aires para quedarse hasta 2014. En este ciclo, en el que participó de 110 partidos y entonó el grito sagrado 25 veces, vivió buenas y malas, aunque vale la pena hacer hincapié solamente en los momentos inolvidables que lo transformaron en un verdadero ícono: ascenso obtenido en junio de 2012 (subcampeonato conseguido con un plantel que debió enfrentarse a River, Rosario Central y al Instituto de Paulo Dybala y compañía) y performance brillante ante Colón de Santa Fe en 2013, cotejo en el que la descosió (una asistencia y dos goles, uno de ellos mediante un tiro libre maradoneano) y fue aplaudido por la platea sabalera.

Festejo con cerveza en aquel inolvidable ascenso. ¡Gracias por volver, Miguel!

En los últimos años, pese a que no contó con un vínculo contractual vigente, el rionegrino se mantuvo al tanto de lo que ocurrió en el día a día de la Cerveza y hasta se dio el gusto de ir a la cancha en varias oportunidades. Esto demuestra con creces que, independientemente de las cuestiones burocráticas y los contratos, el cariño jamás se rompió. Lamentablemente por diferentes asuntos no pudo reaparecer antes en la escena para colocarse esa 10 que tan linda le queda.

Aún en la actualidad, la vuelta resultaba bastante difícil, ya que la relación irregular entre Miguel y ciertos integrantes de la comisión directiva no colaboraban para nada con la causa. Para colmo de males, una serie de tweets malintencionados lo enojaron muchísimo y casi culminan con las negociaciones que permitirían sellar un acuerdo definitivo. Afortunadamente, este amor no entiende de dificultades y sortea cualquier tipo de obstáculo o barrera.

Lejos se halla el QAC de solucionar los múltiples inconvenientes económicos y deportivos que atraviesa. Los directivos deberán trabajar arduamente para formar un elenco competitivo que posibilite realizar una labor óptima. No obstante, está claro que el retorno del ídolo representa una enorme caricia al alma azul y blanca en este pésimo contexto. ¡Al fin volviste, Miguel! Te estábamos esperando. Te deseamos la mejor de las suertes.

 

 

 

Anuncios

¡Dejá tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s